Los faros del coche están continuamente expuestos a las condiciones climatológicas y de la carretera y, aunque están fabricados con materiales sintéticos muy resistentes, sufren las inclemencias del tiempo y los kilómetros acumulados. Esto hace que no alumbren correctamente. Unos faros estropeados pueden reducir la visión hasta un 50%. Disfrutar de una visión adecuada al volante de tu coche es imprescindible. Por eso, si tus faros no alumbran de forma adecuada, acude a tu taller First Stop y evita problemas de seguridad. Te ofrecemos el servicio de pulido de faros para garantizar una perfecta visiblidad.