El inflado de los neumáticos con nitrógeno le proporciona varios beneficios: seguridad y costes más bajos ,ya que los neumáticos mantienen la presión correcta durante más tiempo.

La correcta presión de los neumáticos que proporciona el nitrógeno hace que se desgasten menos, duren más tiempo y tu vehículo consuma menos combustible: se reduce la emisión de CO2 y de residuos y tu conducción se vuelve más limpia y ecológica. Una opción llena de ventajas, para ti y para los que te rodean.