La alineación de la dirección o paralelo del coche es una operación imprescindible para que disfrutes de una conducción cómoda y segura. Consiste en poner en paralelo las ruedas de cada eje y los ejes entre sí, ajustando los ángulos de las ruedas, de acuerdo con las cotas del fabricante del vehículo. Además, la alineación aumenta la vida útil de sus neumáticos, de la dirección y de los elementos de suspensión.